Arreglar una puerta estropeada

Con el paso del tiempo las puertas acaban descolgándose por el propio peso, llegando a convertirse en un gasto si no sabes cómo arreglarlo tú mismo. Por eso te vamos a dar una serie de trucos para que puedas hacerlo sin que tengas que llamar a un experto. Lo primero que tendrás que hacer es averiguar el punto en el que roza la puerta y para ello tienes que marcar el canto de la misma con una tiza. Después ciérrala varias veces y donde veas que no hay ni rastro de tiza, es donde está el problema. Una vez lo hayas detectado, deberás cepillar esa zona con un cepillo de carpintero o con una lijadora. Si no tienes ninguno de estos utensilios, puedes hacerlo con una lija común, aunque tardarás un poco más. Lo mejor para realizar esta tarea es desmontar la puerta y ponerla sobre una superficie alta, como por ejemplo una mesa. Como ves, no es nada complicado.

Otro problema habitual que tienen los cerrajeros 24 horas Alfaz del Pi en las puertas son sus manillas. Para arreglarlas tú mismo debes sacar algunas astillas de un listón de madera con una maza. Después coloca cinta adhesiva en la zona que tengas que reparar para que no se estropee y marca los agujeros en los que va a ir la manilla con la ayuda de un punzón. Después introduce en ellos las astillas y retira los restos de cinta. Cuando las mismas estén bien pegadas, corta la parte que sobresalga de las astillas y déjalas al ras de la puerta. Coloca la manilla y fíjala con un tirafondos. Ya podrás usar tu manilla sin miedo a quedarte con ella en las manos. .